Nuestro Primero de Mayo no es una fiesta, el Frente Obrero no sale a la calle para pedir las cosas por favor y esperar que caigan del cielo. Los comités pro-Frente Obrero de Madrid, Barcelona, Valencia, Donostia, Sevilla y de toda España, han demostrado que con organización, disciplina y principios es posible luchar, crecer y ganar, construir una alternativa real frente sindicalismo amarillo de las migajas y traiciones.

Una alternativa necesaria para los tiempos que corren y que vienen, en los que la patronal se prepara para exprimir aún más a los trabajadores. Sabemos que los avances se conquistan y para ello necesitamos la herramienta sindical, pues quienes nos explotan nunca regalarán nada. Por ello salimos hoy, como el resto de días, a luchar contra la mafia patronal, contra la corrupción de la burocracia vendida y por levantar la bandera del sindicalismo revolucionario, hasta construir esa alternativa.

Y nos acompañan ya los grupos de obreros de las distintas ramas de la producción, desde las fábricas a las fuerzas armadas, desde el sector servicios al transporte. En unión firme colocamos los cimientos desde los que levantar el Frente de Obreros en Lucha, el sindicato de clase que esté al lado de los trabajadores en los conflictos, en las batallas presentes y futuras.

Queremos recuperar la lucha sindical para la clase obrera, una lucha combativa y sin concesiones. Recuperar el sindicalismo que ponía en jaque al estado y la patronal y los primeros de Mayo de auténtico poder obrero en las fábricas y en las calles. Vamos a quitar el sindicalismo de las manos de las mafias de burócratas vendidas al poder. Vamos a devolver el sindicalismo a los obreros en lucha de toda España.

¡Por un Primero de Mayo revolucionario!
¡Por un sindicalismo de clase y combativo
Viva el Frente Obrero!