El fracaso de la unión PSOE – PODEMOS y su incapacidad para formar un gobierno estable ha llevado a la convocatoria de nuevas elecciones el próximo 10 de noviembre.

El futuro del país está plenamente condicionado por la voluntad de los bancos, de las grandes empresas, de la Unión Europea, de los terratenientes y de quienes tienen el poder económico en España. Por eso entendemos que sea cual sea el resultado en ellas los trabajadores seguiremos en la misma posición, sin decisión real en la política española.

La deriva de la izquierda posmoderna y reformista como PODEMOS, PCE, IU… es el ejemplo de cómo la exclusiva lucha electoral y el parlamentarismo han sustituido la lucha obrera a cambio de presencia institucional. Es el reflejo de una izquierda débil en la que se suceden las luchas por siglas y sillones mientras la derecha, encabezada por PP, Vox y Ciudadanos, se une contra los trabajadores. A esa izquierda posmoderna que se descompone por el peso de sus propios errores solo cabe superarla construyendo un verdadero proyecto por el progreso social del país y los trabajadores.

Por ello el Frente Obrero llamará a la abstención activa y a construir la alternativa obrera en España que todavía no existe, una opción política real que defienda los intereses de los trabajadores sin medias tintas. Frente a su circo político continuaremos concentrando fuerzas en atacar los problemas de la clase obrera y seguir construyendo la esperanza obrera.

Comité Pro-Frente Obrero España.
19 de septiembre de 2019.