DÍA DE “LA DIADA” EN MALLORCA

DÍA DE “LA DIADA” EN MALLORCA. SOBRE EL 31 DE DICIEMBRE

 

¿QUÉ ES EL 31 DE DICIEMBRE?

El 31 de diciembre se celebra la diada de Mallorca, también conocida como la fiesta del Estandarte, conmemorando la entrada de Jaume I en Madina Mayurqa -hoy Palma- en 1229. Es innegable que esta fecha es trascendental para comprender la futura historia de Mallorca y su vinculación con el resto de territorios que hoy conforman la nación española. Sin embargo, entendemos esta fecha en su contexto y no con una óptica tergiversadora y simplista que pueda traducirse en chovinismo pancatalanista como pasa con miembros de algunas organizaciones independentistas y soberanistas.

 

INTERESES Y REIVINDICACIONES

Actualmente el movimiento balear de “la Diada” está dirigido y hegemonizado por partidos políticos que rebosan un nacionalismo rancio como la CUP o Més per Mallorca. La movilización en la actualidad gira en torno a reivindicaciones como un mayor financiamiento, proteger el medio ambiente y un romanticismo cultural catalán acompañado de subvencionar a asociaciones dedicadas a este fin como Obra Cultural Balear; reivindicaciones que se hacen en nombre de “els països catalans” que están impregnadas de un antiespañolismo visceral. Sin embargo, su apuesta para los trabajadores no va más allá que sustituir unos opresores por otros, sustituir la patronal española por la patronal catalana, siendo los acólitos de sus respectivos partidos en Cataluña.

 

LUCHAS POPULARES DEL PUEBLO MALLORQUÍN Y BALEAR EN LA HISTORIA DE ESPAÑA

El pueblo mallorquín ha estado y está plenamente integrado en la nación española y en todas sus luchas populares. Desde la invasión francesa a la Guerra Civil y posguerra, el movimiento popular y de progreso de Mallorca y Baleares ha estado en consonancia con el del resto del estado español. Desde la Aurora Patriótica fundada en 1812 contra la reacción absolutista, a los republicanos federales que impulsaron los primeros movimientos obreristas en las islas durante el Sexenio Revolucionario, son sólo una muestra de cuan arraigado está el movimiento popular mallorquín al español. Gusta mucho prostituir y tergiversar figuras revolucionarias del movimiento obrero mallorquín como Aurora Picornell por parte de estos partidos nacionalistas, a los cuales cabría recordarles que lo que defendía Picornell era una España popular unida bajo la bandera de la clase obrera, alejada de los chovinismos periféricos que ellos representan. Estas breves pinceladas de la heroicidad del pueblo mallorquín son también Historia de España.

LA POSICIÓN DEL FRENTE OBRERO RESPECTO A LA IDENTIDAD MALLORQUINA Y BALEAR

El Frente Obrero es absolutamente contrario a la opresión nacional, venga de donde venga, y no busca en ningún caso la pérdida violenta y forzada de estas identidades culturales que, desde el principio, se hallan en España y que son parte también de la complejidad de la nación española. Conforme ha desaparecido la represión, la lengua catalana se ha hecho cooficial y se han creado toda una serie de instituciones y organismos que fomentan y promocionan nuestra riqueza cultural y gastronómica. El conjunto de la cultura mallorquina y Balear se ha ido incorporando a la del conjunto de España, y entendemos que eso es algo bueno y positivo, fruto de esas libertades. Caer en el romanticismo lo único que fomenta es el nacionalismo y la confrontación de la misma clase trabajadora, favoreciendo únicamente los intereses de nuestros explotadores.

 

EL FRENTE OBRERO Y EL USO DE LA LENGUA

Los nacionalistas intentan crear con la lengua un problema donde no lo hay. Nosotros, que desarrollamos nuestro trabajo mayoritariamente en la capital de Mallorca, Palma, hemos visto cómo el castellano se ha ido imponiendo al catalán de forma natural fruto de las propias relaciones económicas y personales. Sin embargo, a la hora de expresarnos y dirigirnos a los trabajadores de los pueblos de Mallorca entendemos que es más acertado hacerlo en catalán dónde sigue siendo claramente mayoritario, utilizando de esta forma ambas lenguas con total normalidad, sin que la una prevalezca por encima de la otra; Y es que, es tan pueril relacionar el castellano con la reacción como relacionar el catalán con el progresismo. La lengua en sí misma no es reaccionaria ni progresista, igual que no es machista u homófoba como muchos se empeñan en afirmar.

Atribuirle a una lengua una ideología es vergonzoso y es lo que en realidad puede condenarla a su desaparición y marginación. Somos defensores del derecho a la educación en catalán, así como de que todos los mallorquines conozcan la lengua cooficial durante la enseñanza obligatoria, pero no tenemos un fetiche como sí tienen los nacionalistas interesados en instrumentalizarla.

 

EL FRENTE OBRERO Y EL PATRIOTISMO REVOLUCIONARIO

Mallorca y Baleares en su conjunto vive del monocultivo del turismo, condenando a la clase obrera a la estacionalidad y a un detrimiento constante de sus condiciones laborales. Ante ello, Més ya ha demostrado como su modelo es el de seguir fomentando abiertamente este modelo revestido con un barniz ecológico. La propuesta de CUP y sus organizaciones satélites como Arran y SEPC, por otro lado, defienden directamente la vuelta al medievo, pues en su desvarío ecologista, tanto defienden la liquidación del turismo como el desmantelamiento de toda industria por contaminante. Mallorca ni debe ser una isla de camareros, ni debe retornar a la economía del arado de principios del siglo XIX. Con la crisis sanitaria del COVID se ha hecho más que palpable no sólo la miseria que se deriva de este modelo, sino además su falta absoluta de soberanía. Mallorca necesita una industrialización íntegra controlada por los trabajadores, al igual que una tecnificación y mejora de su campo que incremente la capacidad productiva de la isla. Esta es la única posición de progreso para los trabajadores.

Por ello se hace necesario reconstruir un movimiento obrero revolucionario que plante cara y desenmascare a quienes engañan a la clase obrera con su nacionalismo -antimallorquines y antiespañoles por igual- con tal de hacerse con un puesto en las instituciones y dar la espalda a los trabajadores. Aquel que lucha por transformar la sociedad y por mejorar la vida de la gran mayoría de la población es, por el contrario, un patriota; un patriota de su comunidad y de su país. Y es que nosotros, los militantes del Frente Obrero, amamos nuestra tierra y por ello luchamos día a día por salvarla de todos los problemas que sufre derivados de los intereses de la patronal, con el fin de encaminarla hacia un futuro de progreso y transformación al servicio de los trabajadores. Eso es patriotismo revolucionario y nada tiene que ver con el nacionalismo rancio de la CUP o de VOX.

 

DESCARGA EL TEXTO y léelo en catalán AQUÍ: 31 diciembre palma de mallorca

 

Instagram: https://www.instagram.com/frenteobrero_esp/

Facebook: https://www.facebook.com/frenteobreroespana

Twitter: https://twitter.com/frenteobreroesp

Afíliate: https://frenteobrero.es/afiliacion/

No hay Comentarios recientes

Comentario

A %d blogueros les gusta esto: