La solidaridad no entiende de razas, la clase obrera tampoco. El fascismo avanza sin que ningún partido oficialista del Estado dé una alternativa a los trabajadores de España.

Sus mentiras tratan de responsabilizar al trabajador inmigrante de la precariedad y pobreza de nuestra situación, este mensaje no puede sino estar al servicio de quienes explotan a los trabajadores, nativos y extranjeros, en busca del beneficio empresarial.

Este 17 de noviembre volveremos a demostrar que esa alternativa si existe y que es necesario seguir construyéndola. Saldremos a las calles en todo el Estado para organizar la solidaridad obrera contra el racismo y sus promotores, contra el fascismo y sus amos del poder financiero y contra la miseria que tratan de imponernos bajo este sistema corrupto.

Nosotros somos el Frente Obrero. Nosotros somos la alternativa de los trabajadores.