Juan Carlos I, el rey emérito, se marcha por todo lo alto a vivir sus últimos años de vida a República Dominicana. No se ha exiliado ni es una huida, de facto es una jubilación dorada. Ha triunfado el continuismo y estamos viviendo una campaña...